sábado, enero 10, 2015

Contradicciones

La necesidad desesperada de publicar, como sea, donde sea, pronto.

El deseo de trabajar en una escritura adulta y bien pensada que aún no logro.

Las ganas de rendirme y tirarme a llorar y que me den antidepresivos y me mimen y me traten como a un orate. No pensar.

Los latidos en el oído que me insisten en seguir y disparar dardos y tragarme al mundo. Vivir cazando dragones.

La compañía que busco

El silencio que es mi lugar seguro.

Blog o no blog.

No basta con escribir bonito, con juntar las palabras en armonía.

Si no escribo, se acaba todo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Exacto!

Claudia.

carla pereyra dijo...

Que bueno no estar sola. Presiento que entiendes bien!