martes, agosto 12, 2014

Robin Williams, los poetas muertos, la vocación

No sé bien cómo va a salir esto, pero tengo que escribir. Acá no importa además, que tan buena escritora puedo ser, sólo interesa que lo soy: ¨Lanzo mi alarido por los tejados del mundo¨. Lo soy aunque no tenga todo el talento del mundo y me tropiece, al igual que cuando hablo, escribiendo, aunque tenga 37 y recién me la esté creyendo, aunque a veces me caiga de sueño ante mi pantalla porque estoy cansada de hacer las cosas que todo adulto de clase media, responsable además de otras pequeñas vidas, tiene que hacer. Lo soy, porque a veces después de escribir mucho en la mente, viene la magia a mis dedos y puedo entregarles una historia. A ustedes, mi invisibles e indispensables lectores.

Esto es sobre mí, pero a la vez, no sólo sobre mí. En el contexto de unos días particularmente fuertes, emocionales, vengo a enterarme de la muerte de uno de mis actores favoritos… ¿A quién engaño?, MI favorito, Robin Williams. Cuando escucho su nombre, inmediatamente vienen a mi mente las imágenes de Mr. Keating, sus alumnos despidiéndose de él parados sobre sus carpetas, el sueño de una noche de verano, el carpe diem, seize the day, las páginas arrancadas de los libros inútiles, mis 17 años cuando vi La sociedad de los poetas muertos por segunda vez, que fue como si fuera la primera, porque sentí que el maestro me hablaba a mí, directamente, y desde entonces, tímida y metafóricamente, empecé a erguirme sobre mesas, no sólo venciendo el temor de ser algo diferente, sino porque desde arriba el mundo se ve también de otra manera. Neil Perry quería ser actor con todo su corazón, encontró con Mr. Keating el valor que necesitaba y se atrevió. Yo quería ser escritora, me estoy atreviendo. Y tú?, corre por lo que quieres, qué estás esperando?)

Dicen que Robin Williams se suicidó y me duele. Siento como que lo conociera y me hubiera gustado decirle, hey, estamos acá, hay un montón de gente a la que has inspirado, vamos a conversar, como te ayudamos...es irreal, pero así lo sentí. Creo que el tema con todo artista, persona talentosa, es que es muy sensible, todo lo siente y las cosas le duelen más también.

No sé si los demás estén de acuerdo conmigo, pero creo que para un artista es muy importante la reafirmación, la validación que pueda otorgárseles, porque finalmente, ¿no es con los demás con quienes compartimos el arte? En la vida cotidiana, a mi realmente no me interesa mucho lo que piensen los demás sobre mi o mis acciones, pero en la vida etérea de mis letras, si me importa. Cada vez que alguien me cuenta que leyó algo mío y lo hizo sentir algo, miedo, risa, pena, o se quedó con ganas de más, es para mí reafirmación de que mi trabajo no ha sido en vano. Por el contrario, cada vez que alguien no entendió lo que quise decir, se aburrió o simplemente le resulto soso y prescindible, siento desazón, algo de tristeza. Es cierto que luego vienen las ganas de seguir intentando, porque es también a través de la escritura que me siento viva. Y amo vivir. Aunque a veces siento que hay cosas que si pesan mucho.

Robin Williams decidió que el ya no quería más. Más de qué, sólo él lo sabe. Yo creo en Dios, entonces desde mi perspectiva le deseo paz a su alma. Y le doy las gracias.

 

image

O CAPTAIN! my Captain! our fearful trip is done;
The ship has weather'd every rack, the prize we sought is won;
The port is near, the bells I hear, the people all exulting,
While follow eyes the steady keel, the vessel grim and daring:
But O heart! heart! heart!
O the bleeding drops of red,
Where on the deck my Captain lies,
Fallen cold and dead.


O Captain! my Captain! rise up and hear the bells;
Rise up--for you the flag is flung--for you the bugle trills; 10
For you bouquets and ribbon'd wreaths--for you the shores a-crowding;
For you they call, the swaying mass, their eager faces turning;
Here Captain! dear father!
This arm beneath your head;
It is some dream that on the deck,
You've fallen cold and dead.

My Captain does not answer, his lips are pale and still;
My father does not feel my arm, he has no pulse nor will;
The ship is anchor'd safe and sound, its voyage closed and done;
From fearful trip, the victor ship, comes in with object won; 20
Exult, O shores, and ring, O bells!
But I, with mournful tread,
Walk the deck my Captain lies,
Fallen cold and dead.

(Walt Whitman)

2 comentarios:

Miluska Cuibin dijo...

A mi tambien me sorprendio la noticia lleve dias sin creerlo. Aquel hombre q decia sin decir "sufro mucho". En sus palabras cubria sus sufrimientos como "pense que el peor sufrimiento es estar solo, pero no descubri que el peor sufrimiento era estar acompañado y sentirse solo", u otra frase "cuando la droga esta cerca de ti es porque alcanzaste la fama", no son frases exactas pero es lo que dio a entender dos grandes sufrimientos su soledad y si drogadiccion. Es vivir el infierno como en su pelicula "Mas alla de los sueños".

Carla dijo...

Otra gran película, Mas allá de los sueños...de verdad que fuertes deben haber sido los sufrimientos de su alma. Bienvenida por aquí, Miluska!