sábado, julio 05, 2014

Hoy

Me he encontrado una herida justo en la zona donde tengo un tatuaje, en el tobillo derecho. Tengo la piel seca y el tatuaje, que está hecho en tinta negra, con los años se ve gris oscuro, negro desgastado, pero la minúscula parte de la rajadura de mi piel se ve oscurísima, azabache, como el primer día en que la tinta penetró en mi carne. La heridita no me dolía hasta que tomé conocimiento de su existencia al sacarme las medias, y ahora siento allí, una extraña sensación, un dolorcillo. Tengo también un dolor en el alma y unas ansías furibundas. Soy un mar de nervios y emociones, que casi no puedo controlar. Tengo un deseo gigantesco en el corazón y un miedo atroz, pero ya no quiero verme de color negro gastado, quiero ser la negrísima parte de un tatuaje nuevecito.

No hay comentarios.: