lunes, junio 09, 2014

Manifiesto pro respeto al escritor

A lo largo de mi vida, he escuchado decir a varias personas, yo debería escribir mi historia, yo debería ser escritor, tengo material para escribir un libro. La gente cree que porque tiene sueños cool, una lista larga de amores contrariados o una vida llena de anécdotas que funcionan muy bien para reuniones entre amigos o charlas en los medios sociales, por citar algunos ejemplos, está a un paso de estrellato literario. Les tengo noticias, así no juega.

El proceso de convertir eso chévere que crees que te pasó en una obra requiere no sólo talento, sino decisión para dedicarte a algo que la mayoría de seres humanos ni siquiera tomará en serio, a la par de habilidades que empiezan primero, con poder comunicarte bien a través de una escritura que conozca las reglas de gramática y ortografía, originalidad para entregar tu historia, puesto que, oh sorpresa, ya todas han sido contadas, disciplina de trabajo, buena asesoría y hasta por último, que Capricornio y Marte se alinien para que te cruces con los contactos adecuados. Escribir no es fácil cocherita, así es que antes de hablar cosas sólo por decir, mejor muestra un poco respeto para aquellos que la sudan escribiendo carillas, corrigiendo y volviéndolas a escribir, con pasión, con amor, con ahínco, para que tu probablemente ni siquiera las leas, y cállate la boca. O escribe bien y en serio.

(O si quieres mandas a un escritor de verdad a que por una módica suma te escriba tu libro de autoayuda, porque sí, los hombres y mujeres de las letras también tienen que parar la olla).

No hay comentarios.: