domingo, mayo 05, 2013

Ingratitud

Advertencia: Este  va a ser un post agresivo, intenso, como suelo ser yo y como a casi nadie le gusta.

Mi mamita me decía que cuando uno necesitaba ayuda, había que pedirla, que no sea soberbia, me repetía. Tal vez, esa es una de las lecciones que no aprendí, mas que nada cuando se trata de mis sentimientos. No suelo contarle a nadie como me siento de verdad, si algo me molesta, me atormenta o me sobrepasa. Especialmente, si es algo muy personal.

Contrariamente, debo tener una cara de bien santa huevona, o derrepente será aquel talento mío de poder decir bastante estúpideces juntas, sonreír mucho y aparentar una ligereza de campeonato, que la gente piensa que soy una cojudita con hartísima paciencia para escucharles la vida y encima, tratar de solucionárselas. Ah pues, es que como encima soy creyente, y prendo mis velitas y esas cosas, todos los incrédulos se me arriman porque, pues por si acaso, que alguien pida por ellos no?, a ver si resulta.

Yo no soy la mejor amiga del mundo, es mas, no sé como hacer amigos. Soy torpe, impulsiva y  tímida. Pero también soy buena, generosa y deseo el bien de corazón. La cago bastantes veces, porque tengo un afán de querer mucho, pero no soy muy amorosa ni muy comunicativa. He perdido amigos que consideraba valiosos, de las maneras mas tontas y lo siento mucho. Conozco bastante gente eso si, digamos que tengo bastantes conocidos.

Hoy me siento un poco rabiosa porque siento que varios de mis pocos amigos y los conocidos, con aún mas ahínco, son un poco insensibles. Que yo les parezco paja para cuando me necesitan, pero que a nadie se le ocurre tener la iniciativa de preguntarse como estaré yo. Fuck!, odio a quejadera, pero ya pues, he escuchado a mucha gente quejarse, asi que ahora es mi turno.

Hay tiempo para tomarse las estúpidas fotos de facebook, para comprarse trapos, para tomarse chelas, para irse de viaje, para hablarme de huevadas cuando no hay nada más que hacer, pero de esta lornaza, solo es bueno acordarse cuando se necesita algo, pídele, porque difícil que diga que no. Si la mayoría de gente que no conozco me desiluciona por su idiotez, por su violencia, por su superficialidad, por su incultura y sus ganas de seguir involucionando, los que sí conozco me duelen, me duele su indiferencia, su distancia.

Sí, me estoy quejando!. Y siento que no tengo mucho que perder, porque ya he perdido, hace rato.

O será como dijo mi hermano, que ya soy muy vieja para creerme punk, que ya aburrí con eso.

Hey tu, si tienes un amigo del que no sabes hace un tiempo, llámalo, escríbele un email, hazle saber que piensas en el, que lo aprecias, que estas ahi. Derrepente en ese momento tiene un día, o una semana, un mes horrible, derrepente esta sufriendo, derrepente algo como una enfermedad fea se ha cruzado en su camino. Tu voz o tus letras, le podrían acariciar el alma y tal vez hasta lo hagas sonreír.

Y si es lo opuesto, y tu llamas y no te contestan, buscas y no encuentras, te mando mi solidaridad...por qué no hacemos un grupo?.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Punks not dead mi querida Carlita :)

saludos,

Alexei

Carla dijo...

You're right! Gracias por el comentario, las conversaciones, las risas y la Buena musica que compartimos. Y, perdona, (perdonen todos) la tristeza.

Guillermo Figueroa dijo...

Me gustó. Tu franqueza,como siempre,me atrae. Y siempre es hora,como siempre debe ser,(aunque poco lo hacemos)de ocuparse de las personas y las cosas que valen la pena. Espero estés mejor,un abrazote.
Y lo de: perdon por la tristeza me recordó a Sabina: "A mis cuarenta y diez"

Carla dijo...

Que bueno Luis, que pudiste rescatar la esencia de lo que queria decir en medio de mi frustracion, hay que ocuparse de las personas y las cosas que valen la pena!. Una mano, un hombro, una palabra, son salvavidas que para mi, nunca seran sustituibles por alguna cosa material, inerte, vacia. Gracias por pasar siempre por aca!