viernes, abril 05, 2013

Comunicándonos

Heme aquí en los 2013, tratando de adaptarme a un mundo  cada vez más desconocido. Más aprendo y más siento que nada sé...

Crecí en la misma casa donde creció mi madre y aquella casa vió también nacer a mi primer hijo y cobijo sus primeros años. Luego, me largé miles de kilómetros lejos de la pequeña casa del Rímac, y de este modo, no sólo me aleje fisícamente, de lo conocido y hasta cierto punto predecible, sino que le abrí la puerta, a una serie de cambios y retos que jamás me había imaginado.

Hoy por ejemplo, estoy escribiendo en mi tablet para el blog por primera vez. Este aparato, lamentablemente no es tan bilingue como mi familia y yo, y no entiende bien el castellano y me lo quiere corregir en inglés. Escribo incómoda, pero con ganas de acostumbrarme, con la esperanza de encontrar un aplicativo para escribir bien en español, y hacerlo tranquila y felizmente en el futuro.

Este dispositivo en verdad ofrece muchas posibilidades por ejemplo, para la lectura y la investigación que tanto me gustan...Un momento!, esto no era lo que vine yo a decir, me estoy yendo por las ramas. Pero si, el motivo de mi reflexión empezó justamente acá, en el tablet.

Recordé el nombre de un librito llamado Juan Salvador Gaviota, que debo haber leído mas o menos cuando tenia unos 11 años y empezé a buscarlo por acá. Mi hijo mayor va a cumplir 11 pronto y ademas va a terminar la escuela primaria en dos meses, asi es que sentí que sería una buena idea obsequiarle esta obra que habla sobre la libertad, la importancia de seguir las propias ideas y el nunca rendirse.

Photo Mar 25, 11 12 31 AM

Lo curioso es, que buscaba yo este libro con su titulo en español, porque asi lo conocía y honestamente, cuando lo leí hace tiempo, no repare en el nombre de su autor ni en su nacionalidad. Resulta que fue escrito por Richard Bach, que la obra se llama Jonathan Livignston Seagull y que su idioma original es el inglés. Genial! todos los dias se aprende algo nuevo y  A. probablemente leerá mas fácilmente la éen ese idioma, y asi cuando vaya a Lima, recogeré mi version en español y he pensado que se la puedo dar a leer luego también.

Photo Mar 25, 11 14 49 AM

Y esto es lo que queria decir: mi mundo lo vivo en dos idiomas y nunca me imagine la gran aventura que sería, especificamente en mi tarea como mamá. Mis hijos hablan dos idiomas y tenemos una variedad de usos, expresiones y costumbres de ambos lados, en inglés y en español, y es divertido e interesante. También es un reto. Nos reímos con el Chavo del 8 un rato y luego hacemos las tareas en inglés y leemos a Dr. Seuss. Pero es mas que eso. Es mucho mas, porque siento que es una responsibilidad muy grande la que tengo en esta vida de dos idiomas, al ser su conexión con todo un mundo físicamente lejano y en español, su lazo con el Peru, con nuestras raíces, con la familia y amigos, con quien soy yo, porque de mi vienen... y hasta con la pequeña casita del Rímac.

Para esto, para educar de forma bilingue, no sigo ningun método especial, no he leído libros, ni consultado especialistas al respecto, aunque sí he revisado algunos artículos por acá y por allá cuando han caído a mis manos y he escuchado atentamente de algunas experiencias que me han contado. Y listo. En casa hablamos español siempre, a veces mezclamos y cuando nos damos cuenta, corregimos porque creemos que el spanglish no es tan bueno, aunque tampoco es que seamos perfectísimos en esto. Yo trato de siempre contarles cosas a los chicos, no sólo de mi vida en el Perú, sino un poco de historia, geografía, noticias importantes, personajes, etc. También les doy clases de gramática elemental durante las vacaciones escolares, con mi pizarrita y mi  libro Coquito. Y para mi conveniencia, les he enseñado algunas jergas.

Photo Mar 25, 11 18 20 AM

No se si esta es la mejor manera de criar hijos bilingues, pero es mi manera y vale para nosotros. A veces, cuando leo o escucho las mil actividades en cuanto a idiomas, que hacen los chicos de otros, y el grado de sofisticación de las técnicas que usan, me siento como que yo no hago nada, o almeno, nada muy digno. Pero luego, los escucho reirse con el Chavo otra vez, decirme que se van a "jatear", pedirme que les prepare chicha morada o alfajores, afirmar con orgullo que la limonada peruana (que nos mandan en sobrecitos!) es la mejor, sostener larguisimas conversaciones telefónicas con la familia de allá, contar en español instintivamente... entonces, me siento tranquila, porque ya son parte de lo que yo soy.

No sé porque estoy tocando este tema hoy en el blog. No se si sea muy interesante o algo que debería tratar aquí, pero mi vida bilingue, eso eso, mi vida, y hago esfuerzos por que mis hijos tengan esta hermosa oportunidad de ser parte de dos mundos, el anglosajón y el peruano. Tal vez, sólo necesitaba darme una palmadita a mi misma, en mi espalda, diciéndome que lo estoy haciendo lo mejor que puedo. Como Juan Salvador, o Jonathan Livingston, creyendo en mis propias reglas, following my heart!.

Yo quiero hacer de mis hijos gente buena y pensante. En dos idiomas, por ahora…y con harto amor.

PS. No piensen que esto se ha convertido en blog de consejos para ser madre, ya?. A veces, de verdad necesito decir cosas que usualmente no expreso verbalmente.

4 comentarios:

Guillermo Figueroa dijo...

Hola Carlita. Me encanta tu manera de educar "bilingue",sin una regla específica o sofisticada. Estoy cansado de tanta regla,y de tanto manual existente hoy,que intenta decirte cómo hacer cada cosa de tu vida(en la frase anterior,hubo varias palabras ausentes,y censuradas),o decirte que hacer y que no. No dejes que dejen de ser peruanos tus hijos,pues lo son. Y me muero de la curiosidad por saber que jergas les enseñaste "para tu conveniencia",ja ja. Recibe una palmadita mía,cómo para quitar un hipo. Y no te preocupes,el mal aquél,de expresar por escrito lo que uno no suele hacer verbalmente,es enfermedad endémica,entre cierto tipo de locos literatos,ja ja. Un abrazo.

Carla dijo...

Tu quieres saber las jergas...yo quiero saber que censuraste jajajajaja. Les he ensenado pocas, pero las que uso siempre para hablar con soltura, Como jatear, el choro, la jato, que palta, que deli (no se si es jerga) y no me acuerdo si algo mas, pero esas usamos. Respeto los que buscan los hijos perfectos y competitivos, pero en mi caso los quiero ayudar a ser libres, pensantes y felices...ojala lo logre! Gracias por la palmadita!

Carla dijo...

Ahhhh!!! Me olvide de algo muy tierno, no se si son jergas, pero ellos comen la papa y aman a los guau guaus!!! Ah, y no joden cuando lo pido jajajajaja

Guillermo Figueroa dijo...

Espérate que sean adolescentes,te mandarán a jatear,querrán quedarse solos en la jato,sentirán palta si los acompañas al colegio,les parecerá deli un muchacho(a) y no tu comida,se ruborizarán de comer la papa,y amarán al guau guau de la susodicha(o) que los tiene "templados". Y pobre que quieras meterte en sus vidas,cuando regresen "de boleto",de un "tono" con sus "patas",te diran: "Ay mamáaaaaaaa".. "Pucha",que "bacán",entonces tendrás más tiempo para tu blog!,ja ja ja.