viernes, mayo 18, 2012

Delirio de persecución (Cuento)

Para los verdaderos amigos, esos que siempre están atrás de ti, aunque no los veas, como ninjas, ninjas buenos.

 

Se levanta temprano, abre los ojos y los vuelve a cerrar otra vez. Hoy quiere ser invisible.  Presiente que es muy temprano, sin mirar el reloj, sólo porque puede ver el cielo por una rendija que han formado las persianas de su ventana y éste es aún un poco gris. Cuando está de ese color son alrededor de las 6 de la mañana, y recién como a las 6 y media saldrá el sol asesino, típico de esa ciudad.

Es demasiado temprano y no quiere despertar aún. Cierra los ojos, nuevamente. Puede sentir el sonidito de su respiración y el ruido de su corazón pum pum pum. No le gusta. Es como que una materia invisible empieza a perseguirla, cuando ella lo que mas ansía es estar sola. Y disfrutarlo. No despertarse a la realidad de un nuevo dia para ser encontrada. Ella quiere ser invisible.

Un par de vueltas en la cama y no logra conciliar el sueno nuevamente. Abre los ojos. Al costado esta su Iphone. Ha escuchado o leído en alguna parte, que las emanaciones de la bateria del celular podrían hacerle daño. No sabe que clase de daño, pero ella cree en las energías y no quiere cargarse negativamente. Y quiere disfrutar de ella sola, como antes. Quisiera desconectarse de todo y aun asi, el Iphone duerme casi siempre junto a ella.

Agarra el télefono para jugar Sudoku, ese jueguito con números que no siendo ella una persona muy aficionada a elos, encuentra muy entretenido, principalmente, porque la hace no pensar en nada. Se relaja o al menos, se olvida de todo. De pronto el teléfono emite un sonido. No puede ser, un email a esta hora, y ella que quiere ser invisible. Pero lo abre. Pero lo lee. Pero lo empieza a contestar y luego borra lo que ha escrito. Ella es  impulsiva, generalmente escribe lo primero que piensa y luego a la gente no le gusta, porque es muy sincero, muy franco, muy honesto y eso puede sonar mal. La mayoría de sus emails los relee, los edita y los suaviza antes de enviarlos. Por eso, a veces se pregunta que sentido tiene querer ser ubicada, si mejor sería ser invisible o muda. O no saber escrbir.

Envia una respuesta al email, suave y breve, exactamente como sabe ella que no es y se trata de concentrar en el juego nuevamente. Hay silencio. Todos duermen aún y nadie la necesita. Son las 6 y 30 de la mañana.

Acaba el Sudoku y todavía es bastante temprano. Se ha dicho a si misma que no quiere perder demasiado tiempo en Facebook, pero lo cierto es que a esa hora si hay tiempo que perder, con tal de no pensar. Entra a ver que hay, porque eso si, se ha vuelto bastante voyeur. Le gusta husmear lo del resto, ver rostros tan felices, lugares tan bonitos, hasta comiditas que no tienen olor pero deben ser bien ricas. Y ella, eso si procura, exponerse al mínimo. No tiene tanto bonito para mostrar además.

Encuentra el video una historia que la indigna, es sobre una reportera que gime y grita en un lugar que parece una selva. La mujer le dice a un hombre que ahí está el cuerpo de su hijo muerto, que debe estar sumamente descompuesto porque lo vienen buscando por mas de 15 dias. En el video se ve un bulto con mosaicos. La reportera que gritaba y gemia mientras recorría el monte le mete el micrófono a un padre frente al cuerpo sin vida de su hijo. Le dice que el muchacho muerto es un héroe (?) pero no le quita la cámara al hombre y a su dolor. Ella se indigna por miles de razones y empieza a ensayar un comentraio para colocar debajo de ese aberrante video. Explica que como madre, ver que algo asi le hiere. También se refiere, con cierto conocimiento, al estilo de periodismo basura que existe hoy, porque justamente ella fue a la universidad para estudiar esa carrera. Además habla de ética y hasta de política, tratando de ensayar la tesis, de cuando se jodió su país.

Relee su larguísimo comentario y lo empieza a modificar, lo va acortando, suavizando, amortajando, porque cree que muchos podrían sentirse ofendidos o simplemente no entender lo que ella esta tratando de decir. Luego reflexiona un poco mas, y se da cuenta que tal vez no es que no la van a entender, sino que a quien diablos le va importar lo que ella piensa. Además, quien se va a tomar el trabajo de leer algo tan largo, porque hoy en dia, nadie lee, es aburrido. Le da borrar a todo su comentario y vuelve a querer ser invisible. Porque una cosa es perder el tiempo y otra perder el tiempo y la energía y las ganas y la inteligencia. Y ahora si quiere que salga el sol y empiece el dia.

Finalmente lee que es el cumpleaños de una persona que conoce, pero con la que probablemente no ha mantenido una conversación en 5 años. Recuerda a la persona con simpatía y cariño y desea que de verdad la pase bien. Pero no le escribe un mensaje en su muro. Eso le fastidía un poco. Se pregunta si hara mal. De verdad su quisiera ser invisible, ciega, o no saber leer. En ningun idioma.

Son las 7 am. cuando mira el reloj y ya ha sido bastante tiempo perdido. Y son aún las 7. Y el dia es largo.

Y la van a encontrar. Le van a mandar un par de emails escritos exclusivamente para ella y mil mas con publicidad. Otros, la contactarán en msn o en el chat de Facebook. Tal vez sonará el whatsapp, le pedirán que mire fotos, que escriba comentarios, o sentirá que debe hacerlo. Algunas cosas que leera la alegrarán sinceramente y honestamente comentará. Y su comentario sonará falso, demasiado dulce, dirán. Muchos sabrán exactamente donde está y casi que está haciendo, aunque estén muy lejos.

Pero a casi nadie le va a importar.

Probablemente, no habrá una voz humana que pregunte como estás, porque desea saberlo.

Y ella borrará comentarios pensados, que quisiera decir de frente. Y se sentirá mal ante imagenes y palabras que le chocan, pero que nadie tiene verguenza de emitir en nombre de "la libertad de expresión" o porque simplemente nadie piensa en como se sentirá el resto. Y aunque le pese, también sentirá la necesidad de la comunicación virtual, porque de alguna manera, asi vive. Ya no puede estar sola nunca mas. Ya no puede estar inubicable. Ya no puede disfrutar de la soledad, del silencio, de si misma.

Y en este mundo no se puede ser invisible nunca mas.