domingo, enero 22, 2012

...There in Heaven...

Mamita,

Partiste hace un año de este mundo, pero para mi, tu presencia es eterna.

Hay días en que me levanto, digamos de mi cama, de una silla, de un sillón... que paso de una habitación a otra y tengo que contener la idea que coger el teléfono para llamarte, porque ahora ya no vives en Jesús María, tampoco vives en el Rímac, ahora vives cerquita de Dios, radiante.

También vives en cada Escapulario que hay en mi casa. En mi voz firme cuando hablo de mi fe, en las oraciones que repito buscando paz, en las palabras que les digo a mi hijos para motivarlos. En la locura de la limpieza, en las recetas de la cocina, en el aceptil rojo para la garganta. En la ropa limpia y sin manchas que se debe usar para salir a la calle. Vives en cada retrato tuyo que tengo en mi casa. Vives en mi.
Sin embargo, te echo mucho de menos. Me gustaría conversar una vez mas contigo y que me digas pequeña. Me gustaría que me tomes la mano cuando por miedo, me falta el aire y me digas, que por favor, no sea tonta, que todo está bien. Quisiera que me repitas una vez mas que tenga fe. Que le hables de mi a tus amigas con orgullo, que me preguntes por Sophia y por Alejandro, que ellos pudieran escuchar tu voz por el teléfono también. Que yo pudiera escucharte, especialmente que pudiera escucharte decirme Carlita, de la forma en que sólo tu sabes hacerlo.

Quisiera que te preocupes por mi y mi comportamiento nuevamente. Quisiera esconder las chucherías caras que me compraba para que no me criticaras. Esconder novios o pretendientes impresentables. Quisiera correr para llegar a la casa los domingos, de amanecida, antes de que tu salieras a misa. Quisiera volverte a decir que voy a ser mamá y que me digas pícaramente que ya lo presentías. Quisiera contarte lo mal que salen algunas recetas y contarte secretos para que no se los digas a mi mamá. Quisiera volverte a contar que me saqué buena nota, que fueras otra vez a mis actuaciones del colegio representando a mi mamá, quisiera ponerte nuevamente musica de New Kids on the Block para que me digas que te gustan a ti también, que tambinén te gustaron los Beatles, que la abuelita Antonia bailaba Beatles en complicidad con mi madre. Quisiera llegar a casa y que me preguntes si quiero comer. Eso si te prometo, que trataría de no cometer la malacrianza de no comer tu comida. No digo que lo haría perfecto, pero trataría de verdad de comer todo lo que me pusieras en frente porque pasa que ahora ya no lo puedo probar mas y sabes que quiero aunque sea oler el pavo que preparabas para Navidad o mi aji de gallina de cumpleaños, para tener esa hermosa sensación de hogar.

Hay muchas cosas que quisiera, contigo y de ti, porque de todo lo bueno, uno busca repetición. Entonces, hagamos un trato. Yo seguiré contandole al mundo el honor que he tenido al ser tu nieta. Trataré de esforzarme mas en la cocina, de "moderar mi carácter". Cuidaré de mis hijos tratando de hacerlo tan bien como cuando tu me cuidaste (de verdad, lo intentaré!). Mi fe jamas decaerá. Viviré lo mas contenta que pueda, comiendo lo que me gusta, riendo, ayudando al resto, procastinando de vez en cuando también, me quejaré un poco cuando lo necesite, pero trataré de no lloriquear tan seguido y no fregaré a nadie. Trataré con todas mis fuerzas, porque ésta es bien dificil, de perdonar a aquelllos que nos hicieron algún mal (especialmente a esos que te lo hicieron a ti). Y no dudaré ni por un segundo, que algun dia, cuando Dios diga, nos volveremos a ver y nos abrazaremos bien fuerte. Y comeremos aji de gallina, porque ahora se que dirijes la cocina celestial.

Mamita, te amo. Te abrazo y te beso con todo mi corazón.

Carla

Would you hold my hand
If I saw you in heaven?…

lunes, enero 02, 2012

Al fondo hay sitio

Y adelante también. Tengo al frente un año enterito para vivir y lo primero que debo hacer, como me dijo mi madre, es hacer espacio.

Las cosas que tienen que pasar, van a pasar, nada es estático. A veces nos ponemos cómodos con ciertas personas, en ciertas situaciones y con ciertas cosas que creemos que jamás van a cambiar, o por lo menos, no nos cuestionamos respecto a su permanencia. Eso me paso a mi, en el año que pasó. Tuve que ver partir personas queridas,  dejar lugares conocidos, enfrentarme a algunas situaciones por primera vez en la vida. Y esas cosas partieron y yo me negaba a decirles adiós, buscando de una manera u otra traerlas de vuelta, las llamaba con mis pensamientos, las alimentaba con mis recuerdos, las hacia parte de mis tiempos, aunque ya no existían mas.

Pero ya se acabó. Perder el tiempo en cosas que ya no existen, amistades que ya no sienten, personas que se alejaron por su voluntad, sentimientos que se han extinguido, casas en las que ya no habito, trabajos que ya no realizo, rutinas imposibles de volver a repetir, es eso precisamente, perder el tiempo. Y creo que es mejor ganarle algo bueno a cada hora del dia y hacer de nuestra vida, algo memorable.

Abro campo para el 2012, que lo bueno y nuevo que deba entrar ahora lo haga con ganas, estoy lista para recibirlo!.

(Y siempre hay espacio para que entren a la vida, nuevas, eternas, viejas y renovadas, favoritas canciones…)