martes, junio 07, 2011

BARES (I)

Para el vampiro y todas las criaturas de la noche limeña que viven siempre en el recuerdo.

Hemos llegado finalmente. Ya me había cansado un poco de fingir, casi al final, y había hecho bastantes pucheros inconsolables. Espero que no se haya notado, aunque por último, no es que me importe mucho. Hemos llegado y después de casi un año me estas ayudando a sentir que existo nuevamente. Las escaleras de tu casa vieja crujen con nuestros pasos y yo quiero reirme fuerte, pero me pones la mano sobre la boca y me miras serio, que me calle la boca.  Yo te tengo un segundo de miedo, tal cual la primera vez entre a tu cueva, pero decido desafiarte con una mirada mas seria aún. Caes y me sonríes, me sacas la mano de la boca y me la pasas por el pelo, creo que me estoy derrientiendo y tu también.

mondian

La presentación del poemario no ha estado mal. Lo malo ha sido que soy la única escritora desconocida del grupo. Me hubiera gustado que me tomen una foto para que salga en el periódico. Sí, ha habido una foto, grupal, pero ninguno de mis amigos la tomó, asi es que seguramente no podré verla. Mi poema #24 ha sido impreso en un libro y por ahora es lo que mas me interesa, quiero saltar de alegría, finalmente lo he logrado!.

Quisiera poder beber mas sueltamente la cerveza que me han invitado pero me siento intimidada. Hay escritores conocidos por todas partes, poetas, músicos y hasta un par de actores. Por lo menos no está Aquel. Yo estoy con los dos amigos del trabajo que invité y contigo y se me hace difícil desenvolverme. Cuando trabajo como asistente de gerencia soy una persona, contigo, como tu amiga de siempre, soy otra y a las dos les cuesta encontrarse en el camino y parecer una sola. No se bien de que hablar, sonrío mucho y observo todo. Mis amigos están contentos por mi y se están divirtiendo, hay bastantes chicas guapas, gente conocida, creo que estan hablando de alguna actríz que han divisado, se excusan, quieren ir a mirar por ahi un ratito.

Me he dado cuenta que tú estas percibiendo mi incomodidad porque me traes un vaso de chop lleno hasta el tope y me dices que beba. Sabes que el trago me relaja. Tengo miedo de emborracharme. Hace mas de un año que no salgo, no bebo, no fumo, no me río mucho con amigos. Estaba muy llena de luz por dentro, pero la mayoría me quería hacer sentir a oscuras, con miedo. Hace mas de un año que mi cuerpo no ama, o no pretende que.  Sólo un par de horas antes he estado en casa, me he probado no sé cuantos trapos porque nada me queda, mi cuerpo es diferente, mi alma también. He dado vida y me han abandonado. Hace un poco mas de un año.

Me tomo de un tiro hasta la mitad del chop y tu ríes. Me atoro y escupo y me muero de verguenza, te pregunto de que te ríes y respondes que jamás he sabido beber, que cuando voy a aprender. Mientras me estoy secando, veo a mis amigos que vienen caminando desde el otro lado del salón y entonces me dices en el oído, nos despedimos rápido y nos vamos juntos, yo te doy la señal. Yo te miro y levanto una ceja, ya no puedo contestarte porque ellos estan demasiado cerca. Pero te sonrío, asiento con la cabeza, me pongo mas cerca de ti, como hembra marcando territorio.

Mis amigos, dos chicos buenísimos de mi trabajo, me anuncian que la cosa esta bien divertida pero que nadie les para bola, que son demasiado mortales. Que están super contentos por mi poema #24 y sugieren que tal vez podríamos ir a otro sitio a celebrar un rato mas, ya que la ceremonia en el Centro Cultural parece estar acabando, o por lo menos los chops de chela gratis ya se están despidiendo. Quiero decirles que si, pero primero busco tus ojos de vampiro, verdes, brujos y sin consultarme nada les dices, a ellos, no a mí, vamos.

Vincent-van-Gogh-hw16801050

Entramos a un bar, a uno de esos tantos en esa zona del Centro. Ese es mi favorito pero creo que nadie lo sabe. En el corredor siento un vahído, te busco la mano y te la ajusto fuerte. Me miras preocupado. Te digo que ya me pasa, que debe ser que hace mas de un año que no bebo. Pero no, no es eso. Yo se claramente que cada calle del Centro, cada corredor de cada bar de ese Centro de la ciudad tiene los pasos de Aquel, los que caminábamos hace ya mas de un año y yo aún los siento. Quisiera pedirte que con tus ojos brujos hagas un hechizo para que Aquel recoja sus pasos lejos de los míos, pero mis amigos del trabajo voltean a preguntarme si algo sucede y les digo que no, que escojan ellos nomás la mesa. Te digo que avanzes, quedito.

El corazón de una mujer puede guardar demasiados sentimientos juntos, demasiados recuerdos, demasiadas sensaciones. Aquel se ha ido y tu estas hoy y hace mas de un año que mi cuerpo no ama o que no pretende que...

Nos sentamos. Bebemos, nos reímos, celebramos, mis amigos, tú y yo. Te levantas para ir al baño y uno de ellos comenta lo bien que le has caído. El otro de te encuentra algo extraño, dice que eres un poco serio. Mentalmente cruzo mis dedos para que no se de cuenta de tu condición y tampoco de mi descaro. Les digo que eres un gran amigo de siempre y por eso te he llevado a la presentación. Que me alegra haber compartido el momento también con ellos. Después de agradecer me recuerdan que mañana hay que trabajar y que deberíamos ir pidiendo la cuenta, me preguntan también quien me va llevar a casa, les digo que tu lo harás, que no hay problema y ellos sugieren que deberíamos tomar todos un solo taxi, me dejan a mi y luego se van ellos. Carajo!

Llegas de pronto y yo no se como decirte que nos vamos todos juntos, que me dejan en casa, que no hay rapto esta noche. Ya nos hemos besado muchas horas atrás, despúes de que me has visto bajar las escaleras de mi casa, despúes de que has dicho que estoy bellísima. Necesitamos cerrar ese beso. Yo me iba de frente a abrazarte y no sé como me has buscado la boca. Nos hemos besado despúes de muchas lunas y he querido más, pero no te he dicho nada. No quiero regresar a casa ahora. Se que él me espera, pero que me tiene mucha paciencia. Hace un año que no salgo y he cambiado. Además el beso ha sido rápido y ha sido torpe porque salíamos a la presentación del poemario. Mi poema #24 ha sido publicado en él y te he pedido que me acompañes, porque eres mi amigo y quiero comparttir contigo esta noche, porque tu nunca me dejas sola, porque Aquel se ha ido y necesito de tu cuidado. Porque somos amigos que siempre se han besado y sólo lo sabemos nosotros. Porque sentirnos nos hace bien.

Entonces uno de mis amigos pregunta bien decidido, pedimos la ultima? y respondo que si. Traen la última botella y hacemos un brindis. Por la amistad, salud!. No se por que se me ocurre mirarte el cuello, tu vena yugular se ve clarita, palpita y me pone nerviosa. Me miras y con tu voz ronca anuncias que me llevas a casa. Uno de los chicos dice que no hay problema, que me dejan todos juntos y de ahi cada uno se va. Que es un poco peligroso salir a esa hora del Centro y es mejor hacerlo todos juntos. No dices nada y acabas tu vaso tranquilo, hasta el último sorbo. Quiero extrangularte. Se me sale la ira de los ojos y casi no puedo disimularlo. Respiro hondo.

Nos hemos sentado uno al lado del otro en el taxi y yo pretendo que me duermo en tu hombro. Yo quería que me raptes esta noche y me siento desilusionada, sin embargo, creo que aún puedes inventar algo. Confío. Hemos llegado!, te escucho decir y de pronto me ofreces la mano para bajar del auto. Ellos tambien bajan. Tu comandas ahora la operación y me dices bueno, entonces hablamos pronto, cruza la calle que yo de aca te veo y ustedes chicos vayan tranquilos nomás. Les das la mano y palmaditas en los hombros. Todos nos miramos y nos despedimos. No doy besos. Me despido de ti con un puchero que solamente tu conoces. Cruzo la calle y volteo para ver que mis amigos estan alejándose de ti, doblando la esquina hacia la gran avenida, mientras tu sonriente levantas la mano para hacerme adiós.

Henri_de_Toulouse-Lautrec_017_OBNP2009-Y09623

Avanzo un poco descorazonada y pienso que tal vez es cierto que me veo muy diferente. Camino despacito hacia el hogar cuando de pronto siento un silbido, siento energía, te siento correr hacia mi, volteo nuevamente, me quedo helada, te miro, miro a todas partes para ver si alguien nos ve, pero todo es muy rápido y de pronto estas aqui y me besas en la boca con todas las fuerzas del mundo a 3 metros de distancia de mi casa. Nos separamos y sin decir nada, huímos juntos.

Llegamos a tu guarida, subimos las escaleras, me quiero reír, me pongo seria, ahora tu me sonríes, me tocas el pelo, nos derretimos. Tu cama de fierro, tus mantas de seda, tu olor, todo me conmueve. Mis ojos se llenan de lágrimas. Te sientas pero yo me quedo de pie. Te tomo la cara con mis manos, te miro a los ojos, verdes, brujos y siento verguenza de mi cuerpo cansado, cambiado, tímido. Pero es tarde, porque ya me estas tocando de modo que me empiezo a perder...

##################

La vi, por las alturas arriba de mi
volé,
por la atmósfera hipnotizado volé
como en un vuelo irreal me elevé
por el espacio estelar me elevé
por última vez yo quería ver
solo en sus ojos yo quería ver...

Quisiera haberle dicho
que muero por sus ojos
que quisiera tocarla
sólo besarla un poco, así
Quisiera comentarle
que bella es su sonrisa
que sola está mi vida
que el mundo me da risa
y que también se rie de mi....

(Balada de un encuentro fugaz, Mar de Copas)

No hay comentarios.: