jueves, febrero 10, 2011

Pensamientos a propósito de bodas neoyorquinas (O por qué seré misia)


Para ti, brujis

Mi mejor amiga se casa. En NY. La ciudad que nunca duerme ( o esa es Madrid?), la capital del mundo (que nombrecito tan pretencioso!), la ciudad de las Carrys Barshaws y las torres gemelas que ya no están, del tan ansiado (por mi) Central Park. Todo parece muy lindo y muy super y muy cosmopolita en NY y yo tengo muchas ganas de ir. Y abrazar duro a G. Y tomarme fotos. Y usar mis locos ropajes por sus calles. A lo blog de street style.

Sin embargo, todo parece excesivamente caro, fastuoso y en ciertos casos inalcanzable, para una mortalita Coloradita (de Colorado) Peruanita Bonita como yo y eso me ha llevado a pensar y a elaborar, para variar, teorías al respecto de porque soy misia y asistir a una boda bien en NY, puede representar todo un reto que remece, mi ya de por si, bien mecida economía.

//////////////////////////////

Yo fui criada en un barrio tradicional de Lima, El Rímac, que, a riezgo de que suene a excusa, solía ser una cosa mucho mas civilizada, limpia y simpática de lo que es ahora, o era hace un par de años, la ultima vez que lo visité. Mi madre trabajó mucho para darme una educación esmerada. Fui a la Universidad, pude graduarme y acceder a un nivel de vida bastante bueno para el promedio en mi país. (Pof, estas palabras que acabo de escribir me hacen recordar una vez que cierto compañerito-de-trabajo-niñito-bien, me dijo que de ese recóndito lugar llamado Rímac, lo único que le sonaba conocido era la "Plaza de Acho" (lugar donde donde los ricos o aspirantes a ellos, van a ver las corridas toros) y que creía que yo debia ser una persona bastante exitosa, "comparada con la clase de gente que debía de vivir a mi alrededor".
En fin, me desvío del tema. Lo que quería poner en claro es que recibí las herramientas adecuadas, al menos educacionalmente hablando (existe el término educacionalmente?) para "salir adelante" y digamos que ir ganando mi platita, irla juntando y vivir una vida decente y tranquila, sin mayores apuros económicos e incluso aspirar a "algo mas". Encima, despues me casé con un gringo (Sorry, Papillo, no lo digo peyorativamente y no, no te estoy insultando con palabras que no conoces) y me vine a gringolandia...Caramba, esta chica ahora si que salió de pobre!!

Pero caray, no lo hice.

O al menos el dinero no me sobra. Y a veces ni me alcanza muy bien. Y estoy en el proceso de trabajar mucho y muy duro, junto a mi marido, para tener un poco mas y hacer la vida que nos provoca, que tampoco es la de tener la super casa o el super carro, la super ropa de diseñador (tal vez si los zapatos) etc, sino dedicarnos a viajar, comer, beber y esos placeres que gracias a Dios, nos gustan a ambos. Pero para que quede claro, ahora, mi cuenta de banco no tiene ahorros,  no tengo casa propia, no me voy de viaje a cada rato,  no tengo carro personal, solo el familiar, no puedo ser bridemaid en boda neoyorquina, osea, soy misia pues.

Entonces y a lo que iba. Estos dias he estado pensando que hubiera pasado si hubiera trabajado con mas ganas en Perú. Si me hubiera desvelado menos, tomado menos rones, comprado menos discos, llegado mas temprano a la chamba, salido mas tarde sin importar que sea viernes. O disimulado bien que hacía todo lo anterior.

Si hubiera estudiado maestrías en vez de comprarme all stars. Si hubiera sido un poco hipócrita y mas amable con todos. Si hubiera escuchado o copiado un poco de mi ex que estudiaba con pasión y ahínco, admirablemente y hoy es todo un triunfador, como varios  amigos y amigas también. Si nunca se me hubiera ocurrido la gran idea de que, escribir era lo único que sabia hacer, o lo único que de verdad queria hacer. Si hubiera escuchado menos al F e ido a menos de sus conciertos. Si no me hubiera hecho tatuajes y no hubiera renunciado a chambas que según yo, insultaban mi inteligencia. O mi buena voluntad. Si fuera mas interesada. Si hubiera ahorrado.

Si fuera mas inteligente y menos insegura. Si todo se debe a que en verdad yo no quiero nada de lo que los demás quieren, o si soy sólo una conformista. Si en verdad todo se debe a lo miedosa que soy. A que si en serio, me falta una tuerca. Y bien grande. Si no prefiriera amar con todas mis fuerzas, sin importar que, a pensar y reflexionar sobre ciertas decisiones. Si no fuera tan mamá, tan irremediablemente madre siempre, desde que TU hiciste en mi, el milagro. O si se trata sólo de que me pongo pretextos, porque aún no se quien soy o que quiero. (Tremenda viejonaza).

Pero sí, soy irremediablemente yo misma y me amo, y me disfruto, y adoro estar sentada aqui escribiendo...y adoro a mis cachorros...y me iré a NY, porque seré misia, pero amo la vida con todas mis fuerzas, celebro el amor en todas sus formas y cometo desatinos. Porque un dia estoy con las justas para la renta y al otro me compro un vino y un esmalte y un nuevo mantel para el comedor...y porque quiero mucho a mi amiga G y sé que aunque somos un poco distintas, a ella no tengo que explicarle mucho nada. Somos amigas. Salud brujis. Salud!

//////////////////

{Sólo para amenizar, una cancioncita que resultó ser la favorita de la mayoría de las chicas de mi prom. O al menos, eso decia el señor que leia las biografias de cada una en la fiesta de fin de año. De verdacito!}


viernes, febrero 04, 2011

Ampay me salvo con todos mis compañeros

 

No se porque pero estoy contenta. Ja! . Será que me bañe luego de, mmm, 5 dias!!!. Perdonen el exceso de franqueza, pero me enfrenté a uno de los fríos mas grandes de mi vida. Y solo cambiarme de ropa me dolía.

Entonces llegaron mis botas moradas, en el medio de la tormenta, a salvarme la vida. Pero no lo hicieron solas. Llegaron con la "explosión de sabor" , con los Sparkies*, los dulces preferidos de mi hijo. Claro, son para mi nieto adorado, pensó inocentemente la abuela, sin saber que la madre, esta servidora, se empujaría el primer paquetito sin miramientos. Además, era la bolsita grande, la de la niñez, no la cosa ridícula con 5 bolitas que sacaron últimamente.

 

0204110923-01[1]

 

No puedo describir la sensación de placer, comodidad, seguridad que puedo sentir al probar el spakie amarillo. Que hasta puse un comentario al respecto en Facebook. Y que hasta cuide de no poner me gusta el plátano o algo asi. Porque hay gente vulgar. Porque hay gente mal pensada. Porque tal vez yo soy la que gana en ese sentido. Ja!

Y respondieron. Y comentaron. Y mi comadre Karina me hizo recordar del chicle que tenia el mismo sabor, uno de plátano, que era menos común que el de tutti frutti y que era el mas rico!. Tambien me acordé que mi hermano y yo sacábamos todos los caramelos de la bolsita y buscabamos los amarillos. Y los dividiamos en partes iguales. Es que mi viejo (dicho sea de paso es el único recuerdo que tengo de ese personaje) nos compraba un solo paquete, para los dos, después de lavarle el carro.

A mi los olores, como los sabores, me llevan a lugares, me pasean a través de los años. Me hacen reir, recordar o enrojecer, de acuerdo al caso. Y eso me gusta. Me encanta. Como los "sparkies" amarillos sabor plátano, que mi madre, amorosamente envía desde Perú, para regalarme un poquito de casa, para hacerme sentir que el hogar es finalmente, donde esta tu gente, la que te ama. Y ella me ama. Yo la amo a ella tambien. Gracias ma!

*En 1987, se lanza Sparkies, que son unos caramelos blandos de sabores frutales y divertidos colores. Fuente, Facebook.

Y acá les pongo este comercial, a ver si alguien se acuerda haberlo visto. Yo no me acuerdo.