domingo, agosto 22, 2010

Desahogo

 

Escribo para comunicar. Creo que todo arte expresa las ganas de decir algo. A veces, las ganas de gritar algo. Cada vez que escribo siento una mezcla de placer e inquietud. Es como cuando despues de morirte de calor caminando en la calle, llegas y te puedes dar una ducha tibia, casi fria, y de ahi, si quieres, te puedes servir un vino blanco heladito (Aca vale que el lector construya su propia-favorita analogía). Escribir es asi de delicioso para mi.

También me inquieta donde llegará mi mensaje, saber si llegará a alguien, si alguien también lo disfrutará, o lo detestará (la idea para mi, es lograr que alguien tenga alguna reacción). Lo malo es que a veces no hay feedback, osea retroalimentacion. No se si voy bien o no, es dificil arrancar un comentario franco. Dicen los estudios que la gente lee poco, encima.

El artista tambien busca reconocimiento, sin duda (es decir, sin duda conmigo es asi). Quiero gritar con mis letras, también quiero acariciar, a veces. Quisiera saber contarles mas seguido y mejor todas esas imágenes, escenas, conversaciones y melodías que se pasean por mi cabeza y se apoderan de mi. Casi todo el dia, aunque principalmente de noche. También quiero que alguien sepa mi nombre, me reconosca como Carla Pereyra, la escritora. Sueños que quiero volver realidad, desde que tengo memoria y cambiaba letras de canciones, pero no se como.

Otras veces mis letras solo quieren pedir ayuda. Una voz, una mano, otras letras.

PS, Para que no falte la sana entretención, les dejo este temita que me ha puesto nostágica ésta noche y que anuncio, viene como soundtrack de una próxima historia...

 

No hay comentarios.: