lunes, marzo 22, 2010

La vida te da sorpresas…(IV capítulo de ”Nos vemos donde siempre”)

…-Gusto en conocerte, Helena, dijo el Gato muy sonriente.
  -Igualmente, Diego, contestó con una sonrisita  tímida, Helena.


orq san ant
*****************
Después de la pelea durante la salida del trabajo, por culpa de ese chico acompañante feliz, Helena quería que las vacaciones de Javier duraran toda la vida, pero a la vez, quería que terminaran mañana y él llegara sonriente con el impresindible café a decirle buenos días gordita y que la amaba.

Esos cinco últimos meses de su vida  habian sido alucinantes, ahora que lo pensaba. Ella había entrado a Escalante Designs como practicante, justo al terminar su carrera y le había fascinado el ambiente de la empresa. Sentía que estaba más que lista para demostrar su potencial y había tenido la suerte de encontrar a un jefe maravilloso como Javier y unos compañeros de trabajo super galantes y colaboradores.

Y había sido como un cuento de hadas el hecho de que a los dos meses de conocerse, su jefe, Javier Garcia, por el que tanta admiración y agradecimiento sentía, se hubiera enamorado de ella y le hubiera pedido tener algo en serio, ser enamorados. Si bien lo habían mantenido en secreto durante buen tiempo, después del incidente a la salida, ella ya no estaba segura de que lo fuera tanto. Nadie le decía nada, pero ella se sentía rara y encima, tenía el presentimiento de que habia perdido soga y cabra, pues Javier no la llamaba y el ascenso que ella creía tan cerca parecía que se le iba de las manos.

Luego de la pelea, las tres semanas que faltaban para el regreso de Javier a la oficina se le hizo eterna, sobretodo después de haber digamos, entrado en confianza con ese chico, Diego. No, pero ese loco y lindo Diego no era para ella, sin embargo sus sonrisas al cruzarse y sus ojos tan alegres, sus piropos tan bellos, la hacían sentir ciertas emociones, que mejor me olvido.

****************
El lunes del retorno de Javier, Helena escogió sus mejores trapos para recibirlo. El no la había, ni buscado ni llamado ni una sola vez (y ella tampoco), desde la tarde fea aquella, pero del trabajo no podría escaparse.
Lo que Helena no sabía era lo mucho que había luchado Javier contra si mismo para no llamarla. Estaba enamorado de ella, al menos eso empezaba a sentir y tenía un cuerpo espléndido, era amorosa y lo hacía bien, pero él era un tipo orgulloso y a pesar de todo ella era una mujer muy simple, que roche no poderla presentar con su familia, porque al toque le preguntarían de donde venía, de donde la sacó y ni modo que salga con el cuento de que era de provincia, que era huérfana, que no tenía plata. Sus hermanas la mirarían mal, su mamá peor y su viejo seguro le diría a solas que estaba buena para vacilarse pero que tenga cuidado con esas tipas que sole te ven por tu dinero, no vaya después salir con su domingo siete y bla bla y él tenía que pensar en seguir avanzando, en su futuro, y no quería escuchar tanta huevada en su casa, entonces mejor iba enfriando la cosa y la dejaba, pero carajo, la quería y que hacer con esas piernas que me vuelven loco...

***************
Y mientras Helena bajaba del ascensor para dirirgirse a su oficina, con el corazón un poco agitado por la emoción de ver por fin a Javier, nunca, nunca imaginó que lo encontraría parado junto con el Gerente de Recursos Humanos de la agencia, ambos sonrientes, diciéndole después de saludarla, siéntate Helenita, tenemos algo importante que decirte (pum, pum, pum, el corazon de Helena a mil!!) luego de casi seis meses acá y al haber recibido excelentes comentarios acerca de tu desempeño, tenemos que comunicarte que vas a pasar al área de medios como personal estable de la empresa.
Después que el gerente de RRHH se hubo retirado, ella cerró la puerta de la oficina de Javier y hecha una furia le dijo mirándolo fijamente a los ojos: ERES UN REVERENDO PENDEJO MARICON ¿Por qué me viste con un amigo un día y eso te molestó, crees que tienes derecho a hacer conmigo lo que quieras?. Pues entérate que tu no has terminado esto, soy yo la que te dice ahora, que no quiero saber nada mas de ti. Y dicho esto abrió la puerta y se fue sin que Javier atinara a responderle.

orq naranja
Nunca pensó Helena que por salir un dia caminando y riendo con ese compañero de trabajo, Javier, su jefe, su enamorado, el futuro padre de sus hijos, se enojaría tanto que sería capaz de no llamarla mas en esas tres semanas y luego al encontrarse en el trabajo, lo primero que le diría era que la cambiaba de departamento para no verla más.

Despues de que lo insultó y de que él la mirara muy tranquilo sin decir una palabra para interrumpirla, rogando perdón, decidió que estaba perdiendo el tiempo con un hombre así, de pronto por fin veía claro. El no sabía lo que ella valía, tampoco la quería. Y entonces se dispuso a empezar en paz su mudanza. De cuerpo y de corazón.

Javier no abrió en todo el día su puerta, ni la llamó para despachar. Asi transcurrió su último día en el área creativa de Escalante Designs.

Eso sí, no se imaginó Helena que en ese último día en el área creativa, en que se quedó tarde por primera vez, tratando de organizarse, leyendo, botando y archivando mas y mas papeles, que al salir ya de noche, se encontraría con Diego en el ascensor y de la pura rabia le aceptaría tomarse un cafe con él.
Diego pensaba en ella desde el momento en que Javier se la había presentado, para ser honestos, por eso nunca se había perdido una oportunidad para saludarla y de paso admirar tu bello y alegre rostro le decía Diego, pero hoy luces triste y cansada y por eso me animé a invitarte, además escuché que te cambias de área, tal vez te puedo contar un poco como son las chicas de por allá, ya sabes cualquier cosa que necesites puedes consultarme, sin roche… y ahi sentados tomando un café con sanguchitos, al rato ya estaban riéndose juntos con toda la confianza del mundo.

Nunca se imagino Helena además, que ese noche se enteraría de que a Diego le decían Gato y que se reiría mucho más con él. Que quedarían para salir el viernes también, y que ese viernes, se besarían y tocarían mucho para que luego él la dejara prometiendo volver y que desde entonces siempre volveria y sería su Gato, al menos cuando su novia Isa, no estuviera rondando...

beso 1
FOTOS: Giovanna León, desde NYC.

NOTA IMPORTANTE DE CARLA: Tengo el gran placer de contarles que desde ahora el blog cuenta con una novel y talentosa fotógrafa, quien me ayudará a ilustrar este, su querido blog. Se trata de Giovanna León, mi Giovi, entrañable amiga y compinche desde los 6 años de edad y que la vida esta llevando también por los caminos del arte…Bienvenida Giovi!
SEGUNDA NOTA DE CARLA: Apreciaré mucho si alguien comenta en el blog, como le va pareciendo la novelita. A veces dudo… como todo ser humano.

miércoles, marzo 10, 2010

Mucho gusto… (III capítulo de ”Nos vemos donde siempre”

Pero Helena no se imaginaba el vuelco que daría un dia su romance con Javier.

No se imaginaba que un dia que no avisó, porque andaba de vacaciones, se aparecería Javier en la puerta de la chamba a recogerla, justo cuando ella salía con ese compañero tan gracioso, matándose de risa y dándole palmaditas en el pecho de lo tantísimo que la hacia reir.

Ellla no tenía idea que Javier se presentaría con esa cara de malo a gritarle entra al carro carajo, mientras al amigo chistoso se le congelaba la sonrisa y se iba rápidamente entre confudido y asustado. Y mientras ella pensaba ahora si gané porque se muere de celos, me ama y me va decir que me case con él y sea solo suya, nunca, nunca imaginaría que él la llamaria puta y le diría seguro a ese ya te lo estabas llevantado como hiciste conmigo  y la haría llorar en serio.

Nunca imaginaba que Javier levantaría tanto, tanto la voz y la haría sentir tan, tan mal, gritándole por eso nunca confié en ti, maldita, que la haría a ella decirle que estaba loco, que lo odiaba y que mejor hasta aquí nomás, no vuelvas a buscarme.


Pero seguro me viene a buscar mañana, pensaba Helena mientras se calmaba, luego de la pelea, con un baño frío.

 
Bueno, tal vez será el fin de semana, pensó después con el café del desayuno, ante la ausencia de comunicación durante tres días.


O derrepente quiere que pase el tiempo y caer de sorpresa, pensó luego de una semana. Pero la llamada de Javier no llegaba.

67490_256782173_ww_H232424_L 

 

Diego fue siempre el mas alegre de sus hermanos y el mas gracioso de los amigos. Le caía bien a la gente, era ingenioso como publicista y tenía éxito con las chicas, a pesar de no ser el mas guapo. Sin embargo, por alguna razón, cuando bebía mas de la cuenta, sus ojos denotaban una gran tristeza, la cual provenía, tal vez del hecho de que él no se sentia ni simpático, ni gracioso, y menos exitoso. Se sentía como un pobre huevón vacío, con ganas de llenar su vida de algo, aunque fuera solo de problemas y enredos con mujeres.

Justamente esos encuentros furtivos, alocados, a veces duraderos, a veces pasajeros, eran los que le daban vida. No era el gusto de tirar precisamente, porque aunque claro que eso le gustaba, era la emoción de lo prohibido y la oportunidad de lo casual, de lo no comprometido, era la variedad y el tener algo en que pensar y conjeturar, lo que lo salvaba del aburrimiento.

De todo lo demás, desde siempre, lo salvaba Isabel, o Isa, como la llamaban todos. Su chica, su flamante novia, la única mujer que no lo juzgaba, que aún despues de peleas, llantos, idas y venidas, siempre estaba ahi, con su eterna sonrisa. Isa era como la hermana o tal vez la madre que le hubiera gustado tener. Asi que si no habia sido para él, que fuera entonces la madre de sus hijos, creía firmemente. Isa era inteligente, guapa y tenía un buen trasero que la salvaba de todo mal.

En el trasero de Isa, el anillo de compromiso que acaba de entregarle y lo guapa que era la nueva secretaria, en todo eso venia pensando Diego mientras saboreaba su halls pisco sour, cuando de pronto aparece una ventana de conversacion en el msn, con su respectivo sonido y lo saca de sus divagaciones.

-Javier dice: Buenas
-Diego Gato miau dice: Habla jugador
-Javier dice: Huevón, tienes que bajar a ver a la nueva chica, la practicante.
-Diego Gato miau dice: Uy curuju...está buena?
-Javier dice: Buena es poco cholo, pasate por acá cuando puedas.
-Diego Gato miau dice: Ahi te veo tons.

Y como no tenia demasiada creatividad en ese momento para terminar el aviso para la campaña de TVOHphone que le habían pedido, bajó a la oficina de su pata Javier. Y quien le diría que ese besito de bienvenida que estampó sonrientísimo en el rostro de la chica nueva, Helena, sería el inicio de su perdición y su condena…

So lonely, asi se sentía el Gato Diego, bueno, eso dice…

jueves, marzo 04, 2010

Los regalos…

Tengo dos post listos. No me provoca ponerlos hoy. Hay días en que necesito un desahogo y he decido manifestarlo desde esta trinchera. No se que pasa con la gente en el mundo. El abuso y la prepotencia me colman hasta la naúsea. Basta!. Cuanto mas me quiten, ahi estare yo dando, mis letras, lo unico que es mio, aunque me cueste.

Hoy siento que este asco por ciertas actitudes, de cierta gente, este aire viciado, me ayuda a regresar a mi núcleo. Reviso las cosas bellas de mi mundo y en mi mente escucho canciones como ésta, que me ayudan a seguir creyendo:

Risas de niños jugando, con el sol en la mañana
me alcanzó por mi ventana el viento ke viene y va

olor a tierra mojada, ke olor tan agradecido
hoy el viento me ha traido, el viento ke viene y va

pan fresco recien horneado, ke aroma tan delicado
el viento hoy me ha regalado, el viento ke viene y va

danza de las hojas secas, ke hermosa koreografía
la ke el viento dirigía, el viento ke viene y va

hizo un tornillo de humo, despeinó tu cabellera
trajo tu nave viajera, el viento ke viene y va...
...el viento ke viene y va!!!

Se llama "Los Regalos del viento". Se las regalo, aunque como no es mia, se las presto, para cuando quieran.

Aca cantadita, para disfrutarla mejor!