martes, noviembre 03, 2009

Yo no soy una lady, SOY UNA BITCH!...


...Escuché asombrada en un dia cualquiera, de la boca de una mujer mas o menos de mi edad...y me incomodé, mucho. Porque yo soy una dama, siempre trato y me siento rara de que alguien se enorgullesca de NO serlo. No se porque tendría que avergonzarme por decir, o hacer notar con mi forma de ser que no me gustan las palabrotas gratis, las criticas personales despiadadas, la vulgaridad, los gritos, la musica demasiado alta en un lugar muy cerrado (y eso que me gusta el punk!) y que yo creo en Dios. No se porque para ser cool o gustarle a la gente tienes que parecer mala, no se porque es como un tesoro invisible el demostrar que una es mejor que la otra y que es mas viva, de acuerdo a la medida directamente proporcional de lo fuerte que pueda ser tu voz o tus expresiones o a cuantos les puedas pasar por encima.

No me doy cuenta que algunos años han pasado por mi, presisamente por una que otra arruga en mi cara o porque mi estomago no tolera tantos piscos sours como antes, yo creo que esas cosas son mas circunstanciales. Me doy cuenta que el tiempo pasó porque he aprendido a querer y aceptar muchas cosas en mi y en los demas que antes no hubiera, y contradictoriamente, empiezo a reconocer sin temor los detalles que me molestan de gente de mi generacion y de las nuevas. Por qué el insulto, la groceria y la deslealtad son ahora tan super que, por ejemplo, halagar a la gente, no decir muchas lisuras y tener una sola pareja resulten opciones tan poco atractivas?.
Aunque hablé hace poco respecto a las cosas que me llevan al limite, tengo que decir que la vulgaridad y la simpleza de cierta gente me hace sentir mucha lástima, lástima porque es tan generalizado el asunto que no le veo mucha salida. Y me fastidia. Y me considero una mujer normal, bastante curiosa, eso si. Camino con los ojos bien abiertos y también con los oidos y veo tanto y escucho tanto que a veces no quiero ver ni oir, a veces me confundo y me pregunto si soy yo la marciana.
Tolerancia...y antes de hablar o hacer, piensa por favor, no efendas con tu boca. Yo también prometo hacerlo.
"Ser vulgar es encasillarse, es renunciar al respeto propio, es fundirse en los moldes la bajeza común" (Nietzche)

Post dedicado a mi pata del alma, Alfredo León.

1 comentario:

Anónimo dijo...

La vulgaridad y la grosería, son armas de los idiotas que ignoran otro modo de sentirse especiales.
Gustavo