martes, abril 15, 2008

Las mejores ideas le pertenecen a otros

(O como le pedía a Diosito que mi respuesta del problema de álgebra fuera la correcta, pero nunca funcionaba)

“Íbamos a vivir toda la vida juntos.
Íbamos a morir toda la muerte juntos.
Adiós.

No se si sabes lo que quiere decir adiós.
Adiós quiere decir ya no mirarse nunca,
Vivir entre otras gentes
Reírse de otras cosas,
Morirse de otras penas.
Adiós es separarse, ¿entiendes?, separarse,
Olvidando, como traje inútil, la juventud.

¡Íbamos a hacer tantas cosas juntos!
Ahora tenemos otras citas.
Estrellas diferentes nos alumbran en noches diferentes.
La lluvia que te moja me deja seco a mi.
Está bien: adiós.
Contra el viento el poeta nada puede.
A la hora en que parten los adioses
El poeta solo puede pedirle a las golondrinas
Que vuelen sin cesar sobre tu sueño.”

Manuel Scorza (Lima, 1928-Madrid, 1983)

Definitivamente mis ideas, no son siempre las mejores, o las mas originales. Pero son mías, eso si.

Justo hoy, mi Alejandro me preguntaba que quiere decir “perder”, tema de moda en casa porque mi angelito perdió sus queridos guantes para nieve. Perder, le dije, tratando de encontrar una definición aceptable para un niño bilingüe de 5 anos, significa que no puedes encontrar algo…ósea, que no lo vuelves a ver nunca mas, mama?…si pues, algo así, le dije.

Es que a veces puedes perder algo y ‘encontrarlo” sin que esto signifique que no está realmente perdido….o que verdaderamente nunca lo vuelvas a ver…ojala, alguien entienda esto que digo, pero por lo pronto, al leer el poema de Scorza con el que empieza este “Rosario de estupideces” siento que es bueno que haya alguien que pueda haber explicado de una manera tan paja lo que significa “perder” y decir adiós.

Y eso me hizo pensar también como carajos existe gente que puede escribir cosas tan geniales, y que por que siento yo no puedo, teniendo tantas ganas adentro…y que por que cuando resolvía mi tarea de matemáticas y me iba al pagina de respuestas del Baldor, la mía nunca era la misma que la del libro, y yo le rogaba a Dios que el libro fuera el equivocado y no yo.

Que cólera me da ser tan marciana!

Y que bueno que tenga mi blog, para poder desahogarme de vez en cuando!

No hay comentarios.: