martes, junio 20, 2006

¡Que viva la libertad de expresión!

Les cuento que ya no es necesario "matricularse" en esta página para hacer comentarios. He cambiado algo que no se bien que es, para que quien lo desee pueda hacer comentarios aqui mismo, sin ningún trámite.
Así que me encantaría recibir algo de alguien.
Chau

lunes, junio 12, 2006

Corre Rita (Cuento)

Rita lo tiene todo, rita no tiene nada. Camina rápido, casi corre sintiendo su pulso en las orejas, el corazón se sale del pecho, escapando una vez más, huyendo hacia la nada, corre Rita, se apura, se afana, la calle parece interminable.

Hace unos minutos todo era silencio en esa habitación donde Rita prácticamente no existía, él había hecho su festín, como casi todos esos viernes, esos sábados, a veces esos domingos y Rita solo miraba, se disfrazaba, se reía sin sentir.

El le hacia el amor, una vez, otra vez, el era the king of the world, y ella reía, reía como siempre sin sentir nada. Pero pronto él tampoco sentiría.

Rita pasó semanas elaborando el plan que cada día se volvía mas tortuoso, mas complicado y también más emocionante. Era delicioso imaginar su sangre corriendo, su mueca de animal desprevenido...sería todo tan breve y a la vez tan eterno. Luego ella por fin huiría.

Y Rita caminaría rápido con el corazón en las orejas y por ahí encontraría otros brazos y bebería un buen vino tinto y correría y huiría siempre y nadie la culparía. Ella es Rita, es la buena, la bonita, es la reina. Manuel la quiere, es su amigo, la va a cuidar. No importa que ella no sienta nada por él, ella no siente nada por nadie. Rita esta muerta.

Él se ha dormido, y ella ya se puso sus jeans y su camiseta. Tiene el puñal en la mano, tiembla, quiere reírse pero ya no puede, se le han gastado las sonrisas. Ahora siente que su cara es aún mas ridícula que la del imbécil que descansa. Rita se acerca, se esfuerza, transpira, lo duda, lo decide. Se rinde.

Rita lo tiene todo, Rita no tiene nada. Camina rápido, camina sintiendo su pulso en las orejas, el corazón se sale del pecho, escapando una vez, más huyendo hacia la nada, corre Rita, se apura, se afana, la calle parece interminable. Rita tira el puñal en un jardín vacío.

Había una vez en el 2006...

Había una vez, en el año 2006, un montón de gente que aun viviendo en paises tan exóticos como el Perú era muy feliz viendo el mundo entero en la pantalla de sus computadoras. "Entraban" al Internet, donde podían adquirir numerosos y variados conocimientos sobre lo que sea, "bajar" toda clase de canciones y además desplegar múltiples personalidades a través de creativos sobrenombres o "nicks".
Pero tanta belleza tenía un precio. Había que usar el cerebro...si señores, para recordar todas las claves o "passwords" de acceso para páginas, cuentas de correo electrónico y hasta blogs.
¿Pero porque digo todo esto?...Hoy quisé entrar a esta página y no me acordaba de mi nombre. Osea, que soy Carla Pereyra ahora de Soto ni vuelta que darle, pero cual de mis personalidades utilicé para esto?...Bueno, después de un par de intentos (lo juro, doscitos nomás) lo logré y estoy aquí.
Bienaventurados los que entienden el mundo de los sistemas porque de ellos es el ciberespacio.
Ahi les va un cuentito.
Chau